jueves, 13 de septiembre de 2012

Evolución de la dieta española en los últimos años

Se constata un progresivo aumento, aunque sin llegar a lo recomendado, de verduras y hortalizas.

El consumo de energía de la población española durante los últimos años supera las recomendaciones de energía aportada por lípidos, y es inferior a la deseada procedente de hidratos de carbono.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, junto con la Fundación Española de la Nutrición (FEN), han evaluado el estado y evolución de la dieta española en los últimos años según los datos proporcionados por el Panel de Consumo Alimentario que elabora el Ministerio.

Se ha analizado el “plato medio” consumido durante 2008 por los españoles, desglosando la cantidad de cada grupo de alimentos que  consume una persona como media al día. De esta observación se desprende que el mayor consumo en cantidad (g/persona y día), correspondió al grupo de bebidas sin alcohol, seguido por los grupos de leche y derivados y verduras y hortalizas.

MENÚ DIARIO MEDIO DE LOS ESPAÑOLES

Sobre este consumo cabe destacar, como aspecto positivo, el adecuado consumo de pescados y mariscos y el aumento de verduras, hortalizas y frutas, lo que apunta que se debe seguir trabajando en mejorar el consumo de alimentos característicos de la dieta española como son las legumbres, los cereales y sus derivados.


En general se constata que el consumo de cereales, cereales integrales y patatas, verduras, hortalizas y legumbres se encuentra por debajo de la recomendación, mientras que el consumo de lácteos, pescados, carnes magras, huevos y grasas, dulces y embutidos se encuentra por encima de lo recomendado.

APORTE DE ENERGÍA Y NUTRIENTES

Los datos señalan que la ingesta media de energía es de 2.754 kcal/día. Casi el 40% de esta energía es aportada por la suma de los grupos de cereales y derivados (23,2%) y aceites y grasas (15,3 %). El siguiente grupo, en relación al aporte de energía, es el de carnes y productos cárnicos con un 11,8%, dato no muy satisfactorio y alejado del aporte del grupo de pescados y mariscos, que sólo supone el 2,7 % de esta energía.


El panel de consumo alimentario permite también estudiar la ingesta energética realizada en las distintas Comunidades Autónomas, utilizando para ello la muestra recogida en los hogares. De estos datos se desprende que Castilla y León fue la Comunidad Autónoma con una mayor ingesta energética (2.458 kcal/día). En el extremo contrario, Murcia (1.864 kcal) fue la Comunidad en la que se registró un menor consumo de energía, al igual que en el año 2006).

Ingesta de energía (kcal/día) por Comunidades Autónomas (hogares)



A este respecto la Fundación Española de Nutrición indica que es recomendable mantener el aporte de ácidos grasos monoinsaturados, presentes en la dieta de la población española gracias al consumo de aceite de oliva como grasa culinaria, pero se debe trabajar en la disminución del aporte de ácidos grasos monoinsaturados: AGS disminuyendo el consumo de otras grasas como mantequillas, mantecas, etc.

En relación a los ácidos grasos poliinsaturados, la FEN destaca que se debe prestar una especial atención a los pertenecientes a la familia omega-3, ya que su ingesta se relaciona con la prevención de algunas enfermedades. Los datos del estudio indican que su ingesta es de 0,6%, situándose la recomendación actual de consumo entre el 0,5 y el 2%.

MICRONUTRIENTES

En relación a la calidad de la dieta, también se ha estudiado el consumo de algunos micronutrientes. Como ejemplo, se puede indicar que la ingesta de potasio, mineral complementario al sodio en el funcionamiento de las células, se situó en 3,8 g/día, es decir, por debajo de las recomendaciones (4-5 g/día) y que la relación entre la ingesta de calcio y fósforo (0,52), presentó un valor inferior al recomendado (≥1), por ello, aunque la ingesta de ambos alcanzó las recomendadas, la FEN aconseja vigilar esta desproporción.,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

De forma general, se concluye que, a pesar de la magnífica disponibilidad alimentaria del mercado español, el consumo medio de alimentos, y por tanto, la ingesta de energía y nutrientes, no cumple las recomendaciones para una alimentación saludable. Por ello, la Fundación Española de Nutrición recomienda seguir trabajando en la educación alimentaria y nutricional de la población, para fomentar una mayor autonomía del consumidor, que le permita una correcta elección de alimentos de acuerdo a los principios de la Dieta Mediterránea tradicional.

Este análisis, resultado del trabajo conjunto Ministerio-FEN, ha quedado recogido en la nueva edición 2012 del informe de la Fundación Española de Nutrición “Valoración Nutricional de la Dieta Española de acuerdo al Panel de Consumo Alimentario”, en el que se incluye información representativa del consumo de alimentos y bebidas por parte de la población española, tanto en el hogar como en hostelería.

Fundación Española de Nutrición: Descarga “Valoración Nutricional de la Dieta Española de acuerdo al Panel de Consumo Alimentario 2012” (PDF 2.86Mb) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario